Páginas vistas en total

viernes, 1 de abril de 2011

Hospitales

Los hospitales, esos grandes edificios que solo desprenden desánimo y desilusión.
Tu ahí sentada, frágil y paciente, esperando la llegada de ve tu a saber quien.
Mirabas atentamente la pequeña televisión colgada en la pared, como prestando atención, haciéndonos saber que estabas bien, a tu manera... Desviabas la mirada de la caja tonta al suelo, con las pupilas perdidas en tus mil y un recuerdos, y yo, tontamente emocionado, torcia la cara para no mirar.
Respirabas lentamente, con la calma y el cansancio de una mujer que sabe lo que hay, pero no podías rendirte, no podías...
Sonrisas fugaces, lastimeras, débiles y agónicas, nada bellas. Pero al menos eran sonrisas, dejemos el pesimismo para tiempos mejores, ahora simplemente no te vayas, no nos dejes, te queremos.

1 comentario: